Modera el consumo de alimentos dulces y bebidas

No debe ir más allá en el uso de sal, ya que el uso extremo anuncia hipertensión y enfermedades cardiovasculares. Como resultado, disminuya la sal incluida en los alimentos tanto durante la cocción como antes del consumo, tal vez reemplazándola con especias y hierbas aromáticas.

Además, tome nota de la sal incluida en los alimentos envasados

Para saber más sobre la importancia de una dieta baja en sal, consulte las páginas especializadas en el sitio web de Progetto Cuore – página de inicio.

Ya que estos alimentos son ricos en grasas y azúcares, son calóricos y, si se consumen en exceso, pueden engordar y provocar diabetes mellitus. Si desea completar la comida con una nota agradable, tome una fruta o golosinas caseras, siempre que estén preparadas con grasas vegetales y en cantidades moderadas.

  1. Beber agua en grandes cantidades, debido a que nuestro cuerpo está compuesto por más del 60% de agua, pero todos los días perdemos parte de ella a través del sudor, la orina, la respiración.
  2. En consecuencia, necesitamos compensar estas pérdidas (alrededor de 2,5 litros diarios) para preservar el equilibrio en el cuerpo. No esperes hasta que estés sediento para comer: cuando tienes sed, tu cuerpo ya no tiene agua.
  3. Esto es particularmente crucial en el calor, y también especialmente para los jóvenes y los ancianos. Si tiene problemas para beber agua corriente, haga un té o té. O sazonar el agua con unas hojas de menta, zumo de limón o una rodaja de naranja

Cumplir con la dieta de tipo mediterráneo, ya que es un dispositivo confiable para reducir el riesgo cardiovascular gracias a su actividad sobre la aterosclerosis, y porque protege contra el crecimiento de células cancerosas de barriga y colon. „Variaciones” sobre el tema.

Si la „alimentación saludable” le informa sobre todos los alimentos que no puede comer, intente reformular el problema pensando en todos los alimentos nuevos que puede probar.

Comience con algunas frutas exóticas, intente crear variaciones mucho más saludables de recetas que no estén al principio (por ejemplo, recetas de cocina que normalmente se fríen en el horno), agregue algunos sabores naturales a las recetas que le parezcan aburridas (por ejemplo, una poco de romero en verduras al vapor o ahumadas) Ten en cuenta que no tienes que renunciar a tus comidas favoritas.

Consumir sano es una búsqueda de equilibrio

Puede comer todas las comidas, incluso si son calóricas, grasas y azucaradas. Lo importante es comerlos cada cierto tiempo, en cantidades más pequeñas, equilibrarlos con alimentos saludables y con un poco más de ejercicio.

Consumir sano es una búsqueda de equilibrioLo importante es construir tus platos de una manera equilibrada y no rápida. Por ejemplo, si en algunos eventos te excedes un poco, puedes compensarlo con comidas más ligeras en la lista de días a continuación. Por último, evite las dietas „hágalo usted mismo” y comuníquese con su médico para que le aconseje cómo comer mejor.

  1. Ten en cuenta que hoy ya no hablamos de planes de alimentación, sino de correcta alimentación y estilos de vida saludables.
  2. La importancia de las comidas Los nutricionistas sugieren tener 3 comidas al día: comida de la mañana, almuerzo, cena.

A estos se les puede incluir un tentempié, recomendado específicamente para niños, personas mayores o simplemente cuando se tiene hambre. Las comidas marcan nuestro día a día y ofrecen al cuerpo factores de referencia que nos ayudan a controlar mejor la ingesta de alimentos.

De ahí el valor de no saltarse comidas: de hecho, saltarse una de ellas tenderá a compensar el siguiente plato y consumir aún más para evitar una posible estimulación del hambre. El momento requerido para consumir la comida también es crucial.

En realidad, nuestro cerebro necesita tiempo para recibir señales de la barriga, esas señales que le permiten comprender que en realidad estamos consumiendo. Se afirma que tarda unos 20 minutos antes de que sintamos que hemos consumido lo suficiente.

Dodaj komentarz